El cultivo del azafrán ha tenido mucha popularidad desde hace miles de años, esta esencia de la comida española ha revolucionado el mundo de la gastronomía y otras artes. Por ende, es uno de los cultivos más comunes en España y aunque parezca difícil, es más fácil de lo que crees.

Demos un paseo por el mundo de la siembra de azafrán y sus respectivos cuidados, donde podrás comprender como hacerlo desde tu casa.

Muchas personas han dado el primer paso a tener en sus huertos caseros cultivos de azafrán para mejorar sus platos.

Si quieres descubrir todo lo relacionado con esta planta y sus procesos de siembra, cultivo y cosecha, continua con nosotros y te enseñaremos en el transcurso del artículo ¿te entusiasma la idea? Entonces vamos a ello.

Planta del azafrán

El azafrán es una especie que proviene del estigma de la planta crocus sativus, es característica por sus hermosos colores que van desde el rojo hasta el dorado. Como mencionamos otras virtudes del azafrán es su sabor y su olor amargo.

Contiene un tinte particular que es utilizado en la comida mediterránea para agregar tanto color como sabor a platillos como la popular paella española. Su alto costo de producción le atribuye su apodo de oro rojo el cuál viene muy bien al caso.

Por este motivo son muy pocas las personas que suelen comercializar el azafrán, ya que de cada 250.000 flores podrás obtener un aproximado de 1 kilo de azafrán. De esta forma podemos inferir que es la mano de obra en la cosecha lo que es realmente costoso.

¿De dónde es el azafrán?

Reconocer el origen de esta planta es un tanto complicado, ya que se menciona en muchos pergaminos históricos en todo el mundo. Según los registros podemos escuchar del azafrán mucho antes del año 2003 a.C, el cuál era mencionado en diversos ritos y ceremonias egipcias.

Así que podemos decir que las antiguas culturas griegas y egipcias ya conocían el cultivo de esta especie, utilizándola en el área de la gastronomía, perfumería, tintes para vestidos e incluso en arte plástico como pinturas

También era muy utilizado para abrir caminos a los reyes, emperadores y personas de alta jerarquía, tiñendo el suelo con su color rojizo. Podemos leer también de su presencia en libros como la Ilíada y la biblia.

cultivar azafran

Como se cultiva el azafrán en España

El cultivo del azafrán como mencionamos no requiere de especificaciones muy complejas, con cumplir las características principales podrás realizar el cultivo de tus plantas de azafrán sin ningún problema.

Antes de comenzar debemos tener en cuenta algunas condiciones, como el suelo, el clima y los nutrientes para comenzar a plantar los bulbos de azafrán.

Ahora veamos cuáles son sus caracteristicas:

El clima

Lo primero que debemos saber en el cultivo de azafrán es que el clima que debemos tener puede ser variado, sin embargo, no podemos realizar nuestras siembras a temperaturas muy elevadas.

Por lo que recomendamos tener en cuenta un espacio con una temperatura que medie entre los 10º C y 16º C. De esta manera garantizamos una correcta evolución de nuestras plantas de azafrán.

El suelo

Con respecto a este punto, nos centramos en determinar que el suelo debe tener un excelente drenaje. Con esto nos referimos a que el estancamiento de agua puede ocasionar hongos e incluso pudrir las raíces, por lo que es recomendable un suelo con estas características.

El pH de este debe rondar los valores entre 6 y 7, así sabremos que goza de una buena nutrición para aportar a los pequeños bulbos de azafrán.

Nutrientes y materia orgánica

Alimentar el suelo con potasio y fosforo es una excelente idea para comenzar tus cultivos de esta planta. También es importante proteger las mismas de plagas y hongos con azufre e insecticidas naturales.

Cuando se siembra el azafrán

Ahora es tiempo de especificar el tiempo exacto en el que podremos comenzar a sembrar el azafrán. Es muy importante mencionar que no sembramos como tales semillas, sino que plantamos bulbos y de aquí es donde sacaremos la esencia.

Esta plantación recibe el nombre de azafranal, que luego deberemos recolectar en la cosecha para adquirir el producto final.

En cuanto al clima para comenzar a plantar, debes tener en cuenta que si estás en un sitio con las diversas estaciones se te dará muy bien el azafrán. Solo debes evitar los climas extremos mayores a 20º C y menores de 7º C.

En primavera será el momento perfecto para la siembra y el cultivo de esta planta, ya que podrás controlar su hidratación mediante el riego constante. Así cuidaremos de nuestras plantas hasta que se acerque el otoño en donde realizamos la cosecha.sembrar azafran

Como sembrar azafrán

Una vez que tengamos todas las especificaciones anteriores cubiertas, será hora de comenzar con el proceso de siembra y esto necesita algunas técnicas básicas.

Lo primero que haremos será adquirir los bulbos que sean de gran tamaño y calidad, esto hará que podamos disfrutar de excelentes cosechas.

Luego procedemos a limpiar el terreno de cualquier impureza, maleza o rocas que puedan dificultar la siembra. Así es como podemos ayudarnos con una pala excavando unos 10 centímetros para aflojar la superficie.

Ahora será momento de sembrar manualmente los bulbos en la tierra a una profundidad de 15 centímetros (esta medida puede varias de acuerdo con el tamaño). Haremos esto con cada bulbo dejando una separación de 10 centímetros entre ellos.

Debemos tener en cuenta que el primer año el número de flores será muy escaso, por lo que la recolecta será muy poca. Sin embargo, irá mejorando al pasar los meses.

Cosecha

Llegado el momento de la cosecha (principios de otoño) será cuando deberemos estar atentos a la apertura de nuestras flores. El primer año solo podremos obtener 2 flores por cada bulbo y solo tres filamentos rojos del pistilo.

Por lo que la cosecha en el primer año no será tan abundante, pero esto no es motivo de preocupación. Lo que haremos a continuación será retirar los filamentos con unas pinzas o con las manos (con mucho cuidado de no lastimar la flor), a este proceso se le reconoce como escamonda.

Será después del segundo año cuando veremos los frutos de nuestro esfuerzo y para el tercer año ya serán hasta 8 flores por bulbo. Para este momento si retiraremos las flores de los bulbos e inmediatamente extraemos los filamentos rojos del pistilo.

Este en sí será el procedimiento de recolecta, una vez que hayamos acabado será momento de renovar el cultivo. Para ello deberemos retirar los bulbos y seleccionar los que estén sanos de aquellos que se muestren marchitos, y preparamos para la próxima siembra.

Secado del azafrán

El secado del azafrán es el último paso para su comercialización y consumo, para ello debemos realizar una técnica de secado que logre el objetivo sin quemar los pistilos rojos.

Para comenzar colocamos toda nuestra recolecta en una tela metálica o de seda, esto será en capas de aproximadamente 2 centímetros. Luego colocaremos la tela con el azafrán sobre las brasas o estufa caliente, debe estar lo suficientemente lejos para secarlas sin quemar la tela o el azafrán.

Para reconocer el punto exacto de secado, deberemos estar pendientes de varias características. Una de estas es el color, podremos ver como pasa de un rojo intenso a un rojo más opaco.

Otro indicativo que es hora de retirar de las brasas es el tamaño, este se reduce considerablemente. Un ejemplo claro seria de cada 5 kilos de azafrán obtendríamos solo uno luego del secado.

Ciertamente el cultivo del azafrán tiene sus pros y contras, ya conoces ambos. Es importante tomar en cuenta su laborioso proceso de cosecha. Así que arriésgate a plantar esta deliciosa esencia en tu huerto casero.