Tomar semillas de papaya se ha vuelto muy de moda en los últimos años por tener múltiples beneficios para nuestro organismo. De este modo podemos obtener un concentrado de todas las propiedades de la fruta.

Pero ¿las semillas de la papaya no son toxicas? La respuesta es no, claro que debemos tener en consideración no abusar de su consumo. En dosis moderadas podemos prevenir el cáncer, mejorar nuestro metabolismo y hasta incluso perder unos kilitos de más.

¿Cuál es la mejor manera de comerlas? Para eso diseñamos este post, en donde te explicamos las diferentes maneras que existen para aprovechar los nutrientes de las semillas y no morir en el intento.

¿Se comen las semillas de la papaya?

Aquí nos adentramos en la pregunta inicial, y encontramos una respuesta positiva. Ya que comer semillas de papaya puede ser incluso muy sano para nuestro organismo.

Claro que existen ciertas reglas que debemos conocer para no tener efectos secundarios en su consumo. Todo yace en la moderación a la hora de ingerir estas semillas, en grandes proporciones puede causar diarrea o incluso alergias.

En caso de tener algún síntoma extraño, es recomendable asistir a un especialista que pueda descartar cualquier complicación. Sin embargo, no existe un registro de toxicidad por comer estas semillas.

Ahora se nos viene otra pregunta a la cabeza ¿Cómo se comen las semillas de la papaya? Pues bien, veamos las maneras que existen para gozar de los beneficios de esta.

En algunas ocasiones podemos recurrir a la opción de licuarlas en nuestros batidos de fruta. De hecho, existe una gran tendencia en mezclar las semillas con la misma pulpa de la papaya y así obtener todos los beneficios de esta.

Las semillas de la papaya son reconocidas por su alto contenido en fibra, por lo que comerlas en ayunas nos ayudará a mantener una digestión sana durante el resto del día.

Otra excelente opción, es licuar las semillas de la papaya con zumo de limón (esta receta la detallaremos más adelante). Esto funciona al doble de la capacidad, ya que tendríamos además de un protector gástrico, un excelente desintoxicante natural.

Técnicamente puedes tomar las semillas de la papaya con cualquier batido, jugo o incluso infusión. Su sabor es muy agradable, por lo cuál podría incluso mejorar tus preparaciones y bebidas.

Para comer estas semillas tenemos muchas presentaciones que vienen bien para disfrutar de su sabor particular. Ciertamente una de las mejores formas de consumirlas es tomadas, sin embargo, en sus presentaciones en solido tampoco están nada mal.

Puedes comer las semillas de la papaya enteras, esto quiere decir directamente extraídas del fruto. Solo ten en cuenta lavarlas un poco y agregar algo de azúcar morena o miel para mezclar lo dulce con su sabor a fruto seco.

También puedes usar la opción de molerlas, para lograr esta presentación solo debes secar las semillas de la papaya en el horno o al sol. Luego en un mortero, te dedicas a moler las semillas y luego podrás agregar a las ensaladas, como aliños e incluso tomarla con agua en ayunas.

Para consumir las semillas de la papaya, más que una guía requieres de creatividad. Una vez que pruebes su sabor sabrás en que comidas puedes utilizarlas y así obtener las virtudes de la semilla al mismo tiempo que disfrutas de un excelente platillo.

Sin embargo, sentimos que este post no estaría completo sin algunas sugerencias de como utilizar estas semillas en la cocina. Así que continúa leyendo y descubre una nueva forma de dejar impresionada a tu familia con un sabor nuevo.

como comer semillas de papaya

¿Cómo tomarlas en dietas o comidas?

Las semillas de la papaya son excelentes para perder esos kilitos de más, ya que una de sus propiedades se asocia a la quema de grasa y aceleración calórica.

En aspectos de nutrición, muchos profesionales recomiendan la papaya para proteger el tracto intestinal y al mismo tiempo para limpiar el organismo de cualquier bacteria que pueda estar presente.

Por este motivo también es recomendable para aquellas personas con problemas gástricos.

Veamos algunas recetas que puedes utilizar con las semillas de la papaya e incluirlas en tus rutinas de alimentación.

Licuado de avena con zumo de papaya

Este licuado aporta toda la fibra necesaria para el organismo, además que sirve como excelente desintoxicante. Su preparación es muy sencilla y el sabor bastante bueno, así que tendrás un nuevo batido para tu repertorio.

Ingredientes:

  • 1 Taza de Papaya en Trozos
  • 1 Cucharada de semillas de papaya
  • 2 Tazas de agua
  • 2 Cucharadas de avena cruda
  • ½ Cucharada de miel de abeja

Preparación:

Paso 1: Después de picada la papaya, retira las semillas y solo aprovecharemos una cucharada para este licuado.

Paso 2: En una licuadora introducimos los ingredientes y dejamos licuar a velocidad media por al menos 2 minutos.

Paso 3: Servimos y disfrutamos. Una mejor manera es agregando algo de hielo picado para refrescar el sabor.

Batido depurativo de limón con papaya

Este batido funciona perfectamente para tomar en ayunas, como una excelente quema grasa. Su sabor es un tanto acido, por lo que modificamos un poco la receta original para mejorar su presencia al paladar y así aumentar las propiedades curativas.

Ingredientes:

  • 1 taza de papayas en trozos
  • 1 cucharada de semillas de papayas crudas
  • 50 ml de zumo de limón (aproximadamente)
  • Hielo picado
  • 2 cucharadas de miel de abeja

Preparación:

Paso 1: en una licuadora agregar todos los ingredientes y dejar mezclar al menos 2 minutos.

Paso 2: servir en un vaso y beber al instante. Es recomendable beber el batido en el mismo momento de su elaboración.

Té con papaya y aloe vera

Este té funciona para eliminar los gases acumulados en el cuerpo y por ende desinflamar el estómago. Su sabor es muy agradable, además lo puedes beber en las tardes para combatir la ansiedad y al mismo tiempo desintoxicar tu cuerpo.

Ingredientes:

  • 1 taza de papaya picada
  • 1 cucharada de semillas de papayas crudas
  • 1 bolsita de té verde
  • 1 taza de pulpa de aloe vera
  • 1 taza de agua tibia
  • 1 cuchara de miel de abeja

Preparación:

Paso 1: colocamos el agua a hervir por al menos 5 minutos. Una vez caliente el agua dejamos reposar la bolsita de té en una taza junto al agua por unos minutos.

Paso 2: en la licuadora agregamos los demás ingredientes y batimos bien.

Paso 3: una vez mezclados los ingredientes, lo juntamos con el té previamente elaborado y esperamos a que se enfrié un momento y disfrutamos.

Licuado de papaya, mango y naranja

Para aprovechar todas las propiedades de la vitamina y otros nutrientes, este batido contiene todo lo necesario. De fácil preparación y además un exquisito sabor tropical, este licuado te ayudará a rebajar esos kilitos extras para lucir un cuerpo de verano.

Ingredientes:

  • 1 taza de papaya
  • ½ taza de mango picado
  • Zumo de naranja
  • Zumo de limón
  • 1 cucharada de semillas de papaya
  • 1 cucharada de miel
  • Agua

Preparación:

Paso 1: Mezclamos en una taza 3 partes de zumo de naranja por 2 de limón.

Paso 2: Picamos en trozos pequeños la papaya y el mango.

Paso 3: Agregamos los ingredientes en la licuadora, colocamos solo un poco de agua y agregamos la cucharada de semillas de papaya

Paso 4: licuamos durante 1 minuto hasta que la mezcla se vea homogénea. Luego agregamos la cucharada de miel y volvemos a licuar.

Paso 5: servimos en un vaso de batidos y adornamos con una guinda de tu preferencia.

Batido de fresa con papaya

Esta es otra de las mejores opciones para disfrutar de un excelente batido. Además de obtener las propiedades curativas de la papaya ayuda considerablemente a estabilizar los niveles de hemoglobina en el cuerpo.

Ingredientes:

  • 1 taza de papaya picada
  • 1 cucharada de semillas de papaya
  • 1 taza de fresas
  • 1 taza de moras
  • Leche de soja

Preparación:

Paso 1: en la licuadora agregamos todos los ingredientes y la cantidad de leche de soja que creas necesaria para licuar (trata de que la mezcla quede espesa). A excepción de las semillas de la papaya.

Paso 2: licuamos por lo menos 2 minutos hasta que se muestre homogénea la mezcla

Paso 3: colamos el batido para eliminar las impurezas de las moras y fresas. Ahora volvemos a licuar, pero esta vez con la cucharada de semillas de papaya.

Paso 4: luego de licuado servimos en un vaso y adornamos el vaso, con la mitad de una fresa en vertical.

semillas de papaya en la dieta

¿Comer semillas de papaya es realmente malo?

Como hemos mencionado tomar semillas de papaya ofrece más beneficios que problemas. Sin embargo, el consumo inadecuado de estas puede ocasionar síntomas secundarios en algunas personas.

Para evitar este tipo de complicaciones, siempre recomendamos asistir a un nutricionista o medico especializado para respaldar el consumo de estas.

Veamos algunas contraindicaciones que debes tener en cuenta a la hora comer semillas de papaya:

Puede causar complicaciones en el embarazo, por lo que es recomendable eliminar su consumo si se está embaraza. Esto debido a la composición de latex que puede causar contracciones uterinas.

Puede causar diarrea y dolor estomacal, ya que su alto contenido en fibra puede ser perjudicial si se consume más de lo indicado. Al suceder esto causa diarrea y en algunos casos vomito, por causar irritaciones gastrointestinales.

Las semillas negras pueden causar alteraciones cardiacas, ciertamente hemos mencionado muchos beneficios de la papaya, pero también hay que tener cuidado con su consumo.

Algunas contienen enzimas que podrían causar depresión cardíaca.

Puede cambiar el tono de tu piel, ya que contienen betacaroteno (antioxidante) que ciertamente ayuda a mantenernos jóvenes.

Su exceso puede provocar una coloración amarillenta en la piel e incluso a veces anaranjada.

Puede causar cálculos renales, esto por su alto contenido en vitamina C. Al consumir en exceso ácido ascórbico el cuerpo comienza a tener problemas renales.

Ahora sabemos que consumir semillas de papaya en exceso puede ser realmente peligroso para nuestro organismo.

¿Cómo conservar las semillas de papaya para otros usos?

Las semillas de la papaya pueden conservarse para ser utilizadas luego. Al molerlas su tiempo de vida aumenta considerablemente, y así podrás como condimento para carnes u otros platillos.

Veamos a continuación las mejores formas para poder aprovechar estas semillas y conservarlas sin temor a que se dañen.

Secadas al sol: una de las mejores maneras de conservar las propiedades de las semillas, es secándolas directamente al sol. Sus propiedades permanecen intactas y al mismo tiempo podrás colocarlas en un envase hermético para utilizarlas luego.

Horneadas: Otra excelente manera para secar las semillas es en el horno. Colocando estas un tiempo aproximado de 10 min a 180ºC podrás tenerlas secas sin riesgo alguno.

De igual manera colócalas en un envase cerrado y podrás durarte incluso 2 meses guardadas en la alacena.

Molidas: Una vez secadas al sol o en el horno, prosigue en un mortero a molerlas. Cuando tengas el polvillo guarda en un envase y listo.

Congeladas: En una bolsa de plástico coloca las semillas de papaya crudas y a continuación guarda en el frezzer. Tendrás la opción de utilizarla cada vez que desees en batidos y licuados, solo la cantidad necesaria y el resto de nuevo a congelarse.

Ahora sabes mucho más sobre como tomar las semillas de la papaya. Recuerda las precauciones que hemos mencionado siempre que las consumas y no tendrás ningún problema.