Los beneficios del aceite de semillas de calabaza son poco conocidos, pero su uso se extiende cada vez más gracias a la mejora considerable de salud en la gente que lo toma.

Además es un excelente acompañante para ensaladas, sopas y también suele recomendarse por sus propiedades curativas.

Seguramente no has escuchado hablar de este aceite de la semilla de calabaza, por ello te diremos todas las ventajas que puedes obtener del mismo.

Continúa leyendo y descubre todo lo que necesitas saber sobre los beneificios del aceite de semillas de calabaza.

¿Qué es el aceite de semillas de calabaza?

Este se obtiene directamente de las semillas de la calabaza. Para esto, es necesario que se procesen y se laven crudas.

Luego estas se mantienen en su estado natural y se prensan. Es necesario que este proceso se haga en frio para conservar sus propiedades.

Este es un aceite vegetal de color verdoso, que además tiene un sabor agradable. Ideal para utilizar como aderezo en nuestras comidas y así agregar un poco más de valor nutricional a nuestra dieta.

No es recomendable utilizarlo para freír alimentos, ya que cambia el valor nutricional y composición de estos.

De esta forma, perderá todas sus propiedades y no tendría ningún beneficio para nuestro organismo.

¿Cómo se hace el aceite de semillas de calabaza?

Existen varias maneras de lograr extraer el aceite de las semillas. En cualquier caso, el fin será el mismo.

Antes de comenzar es necesario decir que este aceite puedes conseguirlo en tiendas naturistas.

Si eliges comprarlo, asegúrate de leer en la etiqueta que fue prensado en frio, así disfrutarás al máximo de sus beneficios.

Ahora sí, sin más preámbulos veamos los dos procesos para hacer aceite de semillas de calabaza:

Exprimiendo las semillas

Con este proceso se logra la extracción con un exprimidor. Sin embargo, es necesario conocer unos pasos previos para obtener el resultado deseado.

Paso 1: Extrae las semillas de la hortaliza. Para ello, debes cortar la calabaza por la mitad y con una cuchara removerlas.

Luego quita toda la pulpa con las manos hasta que queden limpias.

Paso 2: Lávalas con mucha agua. Esto puedes hacerlo en un colador e ir restregando con las manos para quitar los residuos de pulpa.

Paso 3: Tuesta las semillas en un sartén. Con una cuchara de madera mueve las pipas de calabaza para que no se quemen. Hazlo al menos 5 minutos hasta que tengan un color dorado.

Paso 4: Retíralas del sartén y déjalas enfriar a temperatura ambiente. Ahora será el momento de exprimirlas al máximo.

Paso 5: Coger el exprimidor de naranjas, será nuestra herramienta para sacar el aceite de las semillas.

Con una cuchara vamos colocando en el exprimidor y presionamos hasta obtener el aceite, viértelo en un envase de vidrio.

Paso 6: Notarás que tiene un color verdoso. El tiempo de vida máximo para consumir este aceite será de dos meses, así que disfrutalo en tus comidas por ese tiempo.

como hacer aceite de semillas de calabaza

Exprime con mortero

En este caso el método solo varía en la forma de exprimir las semillas y también en la forma de tostarlas. Así que nos saltaremos los pasos de extracción y lavado de pipas de calabazas, explicados en el método anterior.

Paso 1: Después de lavadas las semillas es momento de tostarlas. Para ello colocamos estas en una bandeja, con papel aluminio las envolvemos y las dejamos en el horno por unos 12 minutos a temperatura de 60ºC.

Paso 2: Sácalas del horno y deja que se enfríen. Ahora verás un color dorado en estas, luego de que estén a temperatura ambiente pasamos al siguiente paso.

Paso 3: En un mortero colocamos una cucharada, trituramos hasta obtener el aceite y lo vertimos en un envase de vidrio. Proseguimos a hacer lo mismo con el resto.

Paso 4: Ya lo tendrás listo para utilizar en tus ensaladas de vegetales o lo que tu decidas. Puedes guardar el envase en un lugar refrigerado para no perder sus propiedades.

¿De dónde viene el aceite de semillas de calabaza?

Se comercializa en todo el mundo, como hemos mencionado sus propiedades curativas le hacen una excelente publicidad.

Sin embargo, su procedencia viene de Europa, principalmente de Austria, en donde se reconoce el aceite de semillas de calabaza como una exquisitez culinaria.

Específicamente la población de Estiria es una de las mayores productoras de aceite prensado de semillas de calabaza.

Es muy utilizado en la cocina como aliño de ensaladas y hasta incluso en algunos postres típicos de la zona.

Beneficios del aceite de semillas de calabaza

Al igual que comerse las semillas de calabaza crudas o tostadas, el aceite contiene grandes propiedades.

Por lo que además de ser un excelente aderezo, puede ayudarnos a mejorar nuestra salud.

Pasemos a conocer uno a uno todos los beneficios del aceite de semillas de calabaza:

Reduce el riesgo de caries en los dientes: este aceite contiene minerales como el calcio y el magnesio. Por lo que ayudan a fortalecer los dientes, combatiendo las caries y la desmineralización.

Ayuda a nuestro sistema inmune: para mejorar nuestras defensas inmunológicas, nada mejor que el aceite de semillas de calabaza, ya que contiene grasas saludables, fibra y antioxidantes. De esta manera tendrás muchas más defensas contra cualquier infección o enfermedad.

Mejora el funcionamiento de los riñones: sus beneficios a nivel del sistema urinario son comprobables. Funciona como un diurético natural y de esta manera mantiene los riñones en optimo estado.

Ayuda a eliminar el colesterol: con su alto contenido en fitoesteroles, este aceite es perfecto para el desecho de todo el colesterol malo. Ayudando de esta manera a nuestro sistema cardiaco a funcionar de una mejor manera y más sano.

Fiel aliado contra la osteoporosis: esta condición se hace presente mayormente en los adultos de avanzada edad. Pero no están solos, ya que el aceite de semillas de calabaza aporta zinc al organismo, ayudando a fortalecer la densidad ósea.

Alivia los síntomas de la menopausia: esta etapa en las mujeres produce síntomas que pueden ser realmente molestos. Esto se da por la disminución considerable de hormonas, a lo que el aceite de semillas de calabaza proporciona fitoestrógenos para contrarrestar.

Disminuye la ansiedad y mejora la calidad de sueño: esto se da gracias a los triptófanos que posee el aceite. Este regula los niveles de serotonina en el cuerpo, causando sensación de relajación y descanso.

Disminuye el riesgo de diabetes: por su efecto antioxidante, este aceite es ideal para pacientes diabéticos. De esta manera se encarga de regenerar el páncreas, librando al paciente de peligros.

Aumenta la fertilidad en los hombres: esto se da principalmente por su contenido en zinc, lo cual ayuda al hombre a tener una mejor calidad de semen. Así mejorar la fertilidad en la pareja, además de contener otros beneficios en vitaminas y minerales.

Excelente para la disminución de la próstata: sus propiedades también funcionan en pro al tratamiento de la hiperplasia benigna de la próstata. La cuál hace que los adultos mayores tengas más visitas al baño y esto puede dificultar los riñones.

Como mencionamos, comer con aceite de semilla de calabaza colabora en gran medida con el tracto urinario, próstata y riñones. Evitando así cualquier infección, complicaciones o enfermedades urinarias.

Muchos otros beneficios podrás encontrar en este aceite milagroso. Así que si aún no lo tienes en casa deberás planificar colocarlo en tu próxima lista de compras importantes.

cantidad de aceite de semillas de calabaza

Dosis de aceite de semilla de calabaza

El aceite de semilla de calabaza podemos encontrarlo en los productos naturistas, en presentaciones de cápsulas. Para esto es necesario que sepamos cuáles son las dosis recomendadas por día.

El contenido de estas presentaciones tiene 120 cápsulas, y debemos distribuirlas en dosis diarias para gozar de todos sus beneficios. Pero no podemos exagerar su uso, ya que podría traer consecuencias a nuestro organismo.

Lo recomendable por los especialistas es que se tome de 2 a 4 cápsulas al día, sin embargo, es necesario replantear los objetivos para los que necesitamos estas cápsulas de aceite de semillas de calabaza.

De esta manera podemos tomar todas las mañanas luego del desayuno 2 cápsulas y con eso será suficiente para gozar de sus beneficios primarios.

Ahora si necesitamos el tratamiento para condiciones más severas como diabetes, próstata inflamada o déficit de minerales en el cuerpo, podemos aumentar la dosis a unas 4 cápsulas distribuidas en 2 en la mañana y 2 en la noche antes de la cena.

El aceite de semilla de calabaza es de gran ayuda para nuestro cuerpo, incluirlo en nuestra rutina de alimentación es una excelente decisión. Así que ahora conoces el mundo de este aceite y sus beneficios, quedará de tu parte sacarle el mejor provecho posible.